viernes, 25 de noviembre de 2016

CON TODO NUESTRO AMOR


                             

Salvador Dali.
willimanya.blogspot.com.es




                              



Ayer volvió a ocurrir. 
Sucedió junto a la estación de tren de cercanías de La Serna, en la calle Barcelona, de Fuenlabrada (Madrid).
En el interior de un coche falleció degollada una mujer de 26 años, presuntamente por su novio de 29 años de edad.
También leí ayer que en Rusia muere una mujer a manos de un hombre, ya sea pareja o no, cada cuarenta minutos. http://internacional.elpais.com/internacional/2016/11/23/actualidad/
Por más que avancemos socialmente en nuestra convivencia, hasta que no se eduque al niño desde temprana edad en el valor que representa la mujer en nuestra vida, y también como he dicho en anteriores ocasiones en el aprendizaje de la niña en técnicas de defensa personal que iguale o supere la condición física del que atente contra ella, por que el hombre mata basándose en su condición física y cobarde que le otorgan la fuerza, cuando las fuerzas se igualen el cobarde huirá.
Siempre va a haber animales de la especie no evolucionados y una manera de protección es la física, partiendo siempre de la educación igualitaria desde pequeños, tanto en colegios como en casa.
Los legisladores se desentienden o no toman las medidas adecuadas en las leyes que promulgan, las penas y medias de protección son una basura comparadas con la vida de una mujer.
No me explico qué tenemos los hombres en la cabeza para llegar a tales extremos de violencia, ya sea física como psicológica. No logro entender cómo se le puede hacer daño a la mujer que dices querer; bueno sí, no la quieres, simplemente la posees. Pero sucede por la mente atrofiada de una supuesta superioridad tanto física como mental que lleva al maltratador o asesino a ocupar la mente de la mujer, anulando su voluntad y subyugándola con el miedo, el terror que impera sobre la relación y paralizando toda acción de autodefensa.
No me voy a extender ni en causas ni en otras explicaciones que amplíen los datos que todos sabemos. Tampoco yo puedo aportar nada que no sea solidarizarme con todas aquellas mujeres que están o han estado en tan amarga y terrorífica vivencia.
Dije al principio que ayer volvió a ocurrir. Y mientras estoy escribiendo está pasando en cualquier lugar, o una mujer está siendo maltratada, o violada, o asesinada.
Eso es lo malo de los animales humanos, que algunos machos no protegen al grupo, la manada, la familia; porque al violentar a la hembra maltratan a los cachorros y todos los miembros que formen parte del clan, y a los clanes que viven a su alrededor o están en contacto, tambien.
No tengo conocimiento que los animales irracionales tengan ese comportamiento con las hembras de su especie.
Nosotros los racionales, los idealistas, los científicos, los pensadores, los intelectuales, los que sabemos, los que movemos el mundo a nuestro antojo, matamos a las hembras de la especie.
No tengo mas remedio que expresarme como animal, pues pertenezco a una especie que me avergüenza y humilla cada vez que no somos capaces de proteger a los menos fuertes; a los cachorros, a las hembras, a los discapacitados, a los enfermos, a los mayores. 
O cuando un hijo menor de edad mata a su madre, como ha sucedido en Montilla (Córdoba), algo no está bien estructurado en nuestras mentes, ni en la sociedad que formamos.
Mi pésame a las familias y allegados de todas aquellas mujeres que les quitaron la vida y solidaridad con todas las mujeres que sufren y padecen la violencia de aquellos inhumanos.
Pero pensad que tambien hay hombres que queremos y protegemos a la mujer, a los hijos y a toda la familia y amigos que nos rodean, que el miedo solo existe con un porcentaje mínimo de nosotros, que la mayoría somos iguales a las mujeres, aunque no alcancemos vuestras virtudes, ni grandeza de espíritu, luchamos cada día por ser merecedores del amor que nos proporcionáis.