miércoles, 23 de marzo de 2016

HUBO UN DÍA


                                          Fot. J.C. Pérez. Huéscar visto desde la Atalaya de la Encantada. Panoramio. 
                                         



    



                                       
Alguna vez oí iluso de mí
allá cuando los tiempos sonreían
a la luz de alegres sones que abrían
puertas entre torretas donde viví

Maliciosas voces que nunca temí
anunciaban gestas que aludían
derrotas y lamentos pasarían
de tormentas que olvidé y suprimí

Mientras se engalanan los torreones
dando brillo y esplendor finjido
los cimientos  se van resquebrajando

Grandes murallas tiemblan rogando 
frenar la caida de dignos blasones
levantaré el castillo que cuido

lunes, 21 de marzo de 2016

QUE DICEN QUE DIJO


                                           Fot. Almería, "playa de los muertos" Carboneras. - www.20minutos.es                           
                                        









                                  



Lo siento, bueno no; lo voy a dejar de pie, que se joda y se canse hasta que caiga derrengao y no levante cabeza.
Pues ahí estaba intentando descifrar una ecuación numérica, alguna que otra derivada, con una integral que otra, además de otros complejos entramados matemáticos, cuando me he dado cuenta que no soy de números, ... ni de letras, y me quiero hacer el lissto cuando no lo soy,  pero lo intento.
Y como lo que más tengo a la altura de la inteligencia que pueda desarrollar, son mis dedos con las palabras que encuentro en este tablero lingüístico, donde las variables y composiciones con y sin repetición también tienen lo suyo para poder descifrar, pues me lío al palabrerío.
Solo quiero dejar constancia ante las que se nos avecina de procesiones y desfiles de cucuruchos; dar mi opinión y observaciones varias ante tanto dogma de fe.
El caso que trato de replantearme es la cuestión feaciente de las creencias personales sobre las suposiciones y enigmas que nos mantienen en una vida montada sobre conjeturas, deducciones y sospechas, tal es el caso de todo lo relacionado con lo llamado sobrenatural.
Perdonen mi escepticismo sobre éstos temas a tratar a partir de ya. 
YA: El pensamiento de cada uno es único, además de intransferible (salvo algunos casos, o más; porque casi todos o menos, somos susceptibles de ser convencidos de algo en lo que no creemos), y por ahora dada ya mi edad sigo con la mismas creencias y postulados al respecto de lo que se trata, como cuando tenía muchos años menos, creo que salvo en los años que ocupé en la niñez, siempre he mantenido las mismas convicciones en relación a lo que tratamos o trataremos (vamos, lo que voy a tratar de "exposicionar").
Empecemos. Dada la cercanía en el tiempo que se avecina con las mas y célebres costumbres o tradiciones que practicamos, o practican los católicos, para oficiar o venerar la muerte y resurreción de un señor, que según un libro escrito entre 900 a.C y 100 d. C., recopilando escritos separados cuya fe tanto judaica como cristiana se atribuyen, aunque los primeros no reconocen el nuevo testamento que compone parte de éste libro.
Un escrito a base de testimonios o invenciones fantásticas de relatos a lo largo de mil años, de procedencia griega, latina y judaica, que hasta el año aproximado de 400 d. C., la iglesia en algún concilio hizo suyo y así, hasta hoy.
Aquí pasa como en las guerras, que la historia la escribe el vencedor y nos la cuenta con viento de poniente. Pues los magos y sacerdotisos del tiempo de las tribus fueron adaptando e imponiendo su criterio religioso al de los escritos para reunir más adeptos con la base de vivencias paranormales de unos visionarios o profetas que fueron entronizados a los altares como santos, al ser capaces de predecir y contar cada supuesta acción sobrenatural que la población deseosa de fenómenos dignos de seguir y creer, les haría llegar al paraíso proclamado por dichos escritos. Si aún hoy somos susceptibles de creer en cualquier cosa con la cultura y desarrollo que se supone nos diferencia de nuestros antepasados, como para no pensar que tiempo ha, se tragaban cualquier cuento como el que les pudo contar Brian, en el relato de su vida, que con tanto acierto hizo película para saber la verdadera historia del nacimiento del cristianismo.   
Cómo  podemos darle a tales escritos una veracidad, solamente con la fuerza de la fe que en ellos depositamos. Podemos creer que a un señor que lo han maltratado hasta la extenuación, clavado en una cruz muriendo en ella y resucitado a los tres dias, es el ser que guia nuestro destino o designios por creer en él o no, todo ello puede influir en nuestras decisiones o influencia en nuestra vida.
Por cierto, de done sale tanta virgen para venerar?, y siendo mujeres éstas, porqué no admirar más a las reales que forman parte de la sociedad igualando todos los derechos de los que el hombre abusa para demostrar su superioridad; habiendo fallecido en lo últimos treinta años 2400 mujeres a manos de sus queridos que tanto las amaban, el tripe de asesinatos de ETA en cincuenta años, da qué pensar, verdad?; pero ¿quien soy yo para dirigir masas hacia el precipicio de la incertidumbre, donde nada está claro y cada uno tiene su punto de vista?.
Por que una cosa es la creencia en actos de fe y otra muy distinta la constatación demostrada de diferentes hechos y sucesos comprobables bajo unas medidas lógicas que todo el mundo da como válidas. 
No me voy a meter en mas berenjenales , que luego salgo escaldado, así que como buen tolerante con todos los sistemas de medición (me da igual que sea en milimetros o en pulgadas), así como también tolero opiniones y actos que no falten al decoro y respeto por las personas (cosa que si no he hecho y ha podido molestar a la fe de alguien, pido disculpas, al no ser esa mi intención) voy a hacer mi aportación fraseril y cita para que quede en los anales de la historia. Por cierto que ya he puesto en mi cabecera del perfil.
- ALLÁ DONDE ANIDA LA INOCENCIA, LA ALEGRÍA BUSCA CONSUELO. 


  

viernes, 18 de marzo de 2016

SEÑALES DIFUSAS


                                          
Fot. autor desconocido. Archivo personal.  


                                         
 




- A ver si ponemos más profesionalidad, que no vuelva a pasar una situación como la de anoche. Debemos estar al máximo nivel, en todos los sentidos. Puede que estemos cerca de dar carpetazo, así que hay que extremar todas las precauciones para no ser sorprendidos por algo que nos venga, aunque no lo esperemos, debemos dar debida respuesta para no llegar a malentendidos no deseables. De acuerdo?, pues vega a currar y atentos.
Miguel no se mordía la lengua a la hora de mostrar su autoridad, y tenía las cosas en las que se empleaba muy claras, no permitiendo ningún tipo de negligencia ni de falta de responsabilidad en cada uno de los casos en los que había que demostrar quién ponía allí las pilas.
Miguel se desplazó con paso diligente y porte que dejaba al entendimiento del personal cómo debía ser la actitud y actuación que desde un principio fue consigna y había ido cayendo si no en la desidia, sí en la desgana ante determinadas situaciones, ocasionada tal vez por la falta de actividad que no era continúa en todos los momentos del día.
Juan se puso manos a la obra con el cambio de matrícula y número de vehículo, del que el día anterior dejó un joven, que precisamente fue el motivo que causó la distorsión en los planes que Miguel mantenía con el grupo de agentes del servicio secreto. Los otros dos que completaban la unidad de supuestos empleados, Luis y Fernando se posicionaron en el túnel de lavado y en un Audi (que necesitaba un arreglo de chapa), respectivamente. Aunque eran los últimos retoques, antes de la limpieza que finalizaba el trabajo y preparación para su entrega coincidente con una nueva recepción de otros vehículos.
Llevaban allí, en aquel taller mecánico de coches cerca de medio año, cuando se decidió poner coto y actuar según los planes establecidos por la jefatura encargada de planificar toda la operación que pretendía  acabar con el entramado societario ilegal y mafioso establecido en torno a un grupo de empresas montadas con el fin de blanquear y evadir capitales.
Establecieron una red clientelar más bien sospechosa, vendiendo su trabajo a determinados individuos que poca o nula era su actividad con la legalidad, manejando coches de alta gama y otros modelos que por la alteración de sus características podían ofrecer en mercados de otros países. 
La red delictiva había tomado contacto con los integrantes de dicho taller de reparación, una vez que los empleados  y a su vez agentes infiltrados bajo el manto de la mecánica automovilistica se habían introducido sigilosamente en el círculo de aquellos, con un ofrecimiento de servicios que los interesados buscaban, no sin antes haber hecho el grupo delictivo las correspondientes pesquisas para poder tener un mínimo de confianza en las manos que se disponían a manipular su mercancía para obtener una rentabilidad superior a la que ya obtenían. Nada les hizo sospechar después de comprobar el tipo de trabajo y la forma, junto a la discreción que tras los primeros trabajos hicieron.
Introdujeron a otros  policías del grupo, simulando estar en el circulo de amistades que frecuentaban, en distintos negocios de la organización, teniendo así más amplitud en el conocimiento y funcionamiento del entramado ilegal que llevaban a cabo dichos sospechosos e investigados.
El grupo principal delictivo estaba formado por tres personas, dirigiendo todas las actividades y empleando otros individuos a sueldo que robaban coches de alta gama preparados en el taller para cambiar apariencia y datos con una asidiudad que les hacía a todos obtener unos beneficios que empleaban  mayormente en inversiones ilegales, y formaban un pequeño holding donde las otras actividades también ilegales, aumentaban los ingresos que blanqueaban a través de negocios legales como varios talleres, incluido el de Miguel y otros locales de apariencia legal.  
Esa mañana cuando todo parecía dentro de la normal rutina diaria, que llevaban con una total apariencia de trabajo, encaminado a la recopilación de datos sobre los sujetos puestos bajo vigilancia; esperaban la recepción de dos vehículos deportivos, pero la entrega se había retrasado y había trastocado los planes que para ese día estaban previstos.
Era media tarde cuando dos vehículos, un Ferrari y otro Audi que introdujeron en el taller, aparcaron en el lugar que habían dejado los que ya estaban dispuestos para salir, situados en la parte posterior a la entrada principal, un callejón con poco tránsito y más discreto a la vista.
Tras varios intercambios de palabras, dentro de la oficina con Miguel en una conversación limitada a los saludos y  lo relacionado con la información que debían darse sobre los coches de los que salían, tanto como de los que habían llegado; el par de hombres que vestían con una digna apariencia para no levantar sospechas durante el traslado de coches, y después de entregarles las llaves de éstos, se despidieron de Miguel tan escuetamente como durante su estancia allí habían mantenido, pues no era común que los mismos encargados de conducir, repitieran las veces que pudieran otorgarles un grado de confianza como para hacer una amistad simulada, sumando además la parquedad mostrada por todos los conductores que hasta allí se acercaban, indicando fehacientemente una forma de actuar muy reservada.
Éstos, una vez resueltos todos los trámites para irse de allí con todo en regla, montaron los respectivos automóviles y se marcharon con una moderada velocidad para evitar problemas con la posibilidad de un alto y parada policial.
Miguel pasaba la información de los datos a los encargados de recopilar toda las averiguaciones de los coches, además de colocarle detectores de movimiento para hacerles el seguimiento por parte de otro grupo de la unidad policial. 
Ya había recibido las órdenes oportunas para actuar y desenmascarar toda la trama ilegal que se estaba investigando.
Cercana la hora de cierre, en el polígono se notaba el lento abandono de actividad y naves de distintas ocupaciones, tiempo en el que Miguel hacía balance de la jornada con sus hombres y notificaba que sería al día siguiente cuando se actuaría para proceder a desmantelar la red con detenciones programadas.
Estaban procediendo a las tareas elementales para dejar listo el taller dispuesto y en condiciones de iniciar el trabajo para el día siguiente, mientras Miguel en el despacho mantenía una conversación telefónica; y de pronto saltó todo por los aires levantando una gran humareda debido al derrumbe de la nave y en las colindantes, con enormes llamas al explosionar el Ferrari que llevaba adosada una bomba con temporizador a los bajos del chasis, y quitando la vida a todo el grupo policial y varios trabajadores de otras empresas.
Los otros dos agentes infiltrados en distintas empresas, también habían sido eliminados.





martes, 15 de marzo de 2016

ESCRITO ESTA Y AHI SE QUEDA


                                         Van Gogh. - La muchacha en la calle, dos entrenadores en el fondo. Pinterest.                                         


                                    


Bueno, dejemoslo así.
Fuese por las causas que fueran, ayer salió a la luz un artículo que la verdad sea dicha, se me fue la mano perdiendo el control según iba tecleando. Pocas veces me he echado a un lado si de letras escritas una vez encontradas se trataba, y en esta ocasión tampoco me arrepiento de lo publicado. Dada la lectura repetida que he efectuado de tamaña parrafada donde no se veía sentido ni orden ni estructura (cosa nada extraña en mis lenguadas escrituradas), he decidido otorgarle el nombre de un nuevo estilo de escrito.
Ha nacido la MIERELADATA. Una mierda de pseudo relatillo con algún dato y una cita.
Me metí en un berenjenal de donde no supe salir ni borrar ni dar un paso atrás ni cortarme un pelo; principalmente por que me da igual, o lo mismo, o sea la expresión que mejor defina mi determinación a la hora, minuto o momento de expresarme de tal manera que al no hacerlo en una conversación, por ejemplo; lo que se escribe, escrito está. Ya sea un ñordo como un piano o algo con sentido en una dirección de vectores del tipo que sea.
Todo tiene su aquél, suele decirse. De todo se aprende o se sacan conclusiones sean positivas o negativas, reflexionando sobre la atención, comentarios, o las distintas interpretaciones que se puedan hacer de un texto en principio catalogado como una plasta de vaca, un escrito surrealista (que más quisiera yo que uno hubiera pensado eso o ello), una metáfora de una realidad inexistente (qué bien suena la frase), u otro tipo narrativo existente y catalogado; dando lugar y o espacio a todo tipo de neuras con o sin patias ( si van juntas, iría con "m" delante de "p"), que una vez aclaradas pueden desarrollar otro embolao como el que está dando a luz (no sé si con brillo o faltó de él) en la hoja del gran libro por escribir de cualquier escribiente o pulsador dactilar.
Que más quisiera yo plasmar versos como un poeta, párrafos y capitulos como un escritor, pensamientos dignos de tener en cuenta, frases o citas para llamar la atención de una reflexión de cualquier lector o por lo menos algo que mereciera la pena llamar con un mínimo de criterio positivo. Y no es falsa modestia ni minusvalorar lo que hago, tanto me dá que me dá lo mismo; para hacer bien cualquier actividad o afición, hay que saber y estar preparado para afrontar con un mínimo de soltura la encomienda que se esté cociendo, y para escribir no sólo vale buscar palabras escondidas, las que se encuentren hay que saber colocarlas y tener una cultura lingüística, de la que carezco; (cuosa que ya he repetido un millar de veces, pero por si entra un nuevo lector y no sabe de qué va la vaina, lo plasmo de nuevo), por lo que el escrito de ayer me ha enseñado que se puede aprovechar cualquier excusa para soltar otro rollo y cubrir otro trozo de página por arte de birli birloque o por la jeroma; pastillas de goma.

lunes, 14 de marzo de 2016

LA LUZ SIN BRILLO


                                         
                                           
Antiguas edificaciones de la c/ Bravo Murillo 1985. Donde se construiría el "Triángulo de oro". Pinterest.                                    
     


                                        
                                        






 Hoy toca tema serio y con un criterio lo más acorde con mis convicciones y la razón del sentido común, según entiendo debe ser éste.
Estaba una noche a solas, sin la presencia humana cercana ni la luminaria estelar de rayos refractarios de nuestro satélite, por no haber no había ni aire (sólo me pasaba a mí la falta de aire, que raro) de ahí que aunque a solas, estaba enganchao por medio de mascarilla a una botella de oxígeno, tampoco es el caso que por falta de tan preciada composición de gases respiratorios, me deje diñarla así como tal cosa, sin avisar y encima sólo, para quedarme allí tirado cual bicho insignificante que todo aquél que me viera, pensara en un despreciable borracho y me dejaran sin asistencia, o por lo menos una llamada al 00037829471, o tal vez al 34327900675518000 más fácil de recordar y con mejores servicios prestados ante casos en dichas situaciones, donde sólo tienen que ocuparse de meter el cuerpo inmóvil en una bolsa de plástico negra con cremallera (si, como en las pelis) y una vez introducido en el furgón, se me llevaría a una fosa profunda que tirarían allí el cuerpo con bolsa, se taparía con tierra y el hoyo daría el aspecto de ejercer la función para alguna obra inminente.
 Y todo ello sucedería por no hacer algún paseante que se encontrara al susodicho humano (usease mi menda), tendido por la falta de aire al encontrarme solo y dando la sensación de ser un borracho cualquiera; como decía, sucedería por no querer hacerme el boca a boca insuflándome un poquito de aire y salvándome la vida; pero claro, ante la posibilidad de un traspaso de vómito, pues ya me dirá el que tiene la boca para recibir semejante caudal de elementos orgánicos mezclados con alcohol. Todo esto está en el pensamiento de aquél o aquella que pasara o pasase junto al susodicho humano en el hipotético caso que no me encontrara unido a mi botella de oxígeno por medio de mascara o cable clínico con bifurcación para los orificios narigudos hechos a efectos prácticos de posibilitar la introducción del gas, cumpliendo el cometido idéntico a la mascarilla y desarrollando la función que sobre una idea plasmada sobre papel, se diseñó.
Pues así estaba con mis rollos macabeos, dandole vueltas al circuito neuronal, por si me encontraba con la solitaria, (esa que aún circula a su bola sin molestar todavía) para pedirle explicaciones del por qué de su actitud de insolidaridad con el grupo y esa es la reseña de mi pensamiento a solas, sin más; no hay nada destacable ni interesante en esa noche en la que pensaba a solas. Si no las tengo todas juntas (las neuronas) me puede salir cualquier churro, como así ha sido.
La mente, esa gran desconocida. Dicen, se comenta o he leido, también puede ser que lo haya escuchado, que conocemos el funcionamiento de nuestro cerebro en una proporción aproximada del 12-16%. Dato para cubrir expediente.
Por muchos años que estemos juntos (cerebro y cuerpo), nunca llegaremos (personalmente) a desarrollar una opción clara de disponibilidad de uno respecto al otro, cada uno por su lado, sí de acuerdo que pienso, voy a mover una mano y la muevo, o no. Y quién no quiere mover la mano?, la mente o el cuerpo?. Qué dicotomía, aunque sea la de él (el cerebro), seguirá intrigando a todo bicho viviente.
Pero, y si los no vivientes, aquellos los llamados inertes por su falta de movimiento como vegetales, minerales y compuestos químicos que pululan por nuestro campo gravitacional, no se movieran por que no quieran o quisieran o quisiesen?. Eso es un enigma de difícil solución, por muchas vueltas que nuestra mente quiera darle.
Hoy es uno de esos días en los que me da igual seguir o plantarme. Por cierto, voy a terminar con un dicho o coletilla que empleaba un profesor, aunque a mí no me dio clase, se lo he leído comentar a compañeros de promociones anteriores a la que yo formé parte dentro de la misma institución. 
Con lo siguiente que finaliza la paliza, el dato y la medio bola-micro relato, creo haber cumplido con creces, sino ya el título avisa, haber haylo, que luzca es algo que usted le dé por frotar y se produzca el milagro. Y así hasta las tantas o tantos o tontas o tontos.
- FLORECE DONDE TE PLANTEN.



viernes, 11 de marzo de 2016

RECUERDA EN MADRID

  
                                          
Ilustración de Forges. "El País". cartasalmundo.wordpress.com           

                            



Viene tu presencia con el viento
que se carga de un sutíl aroma
de aquella rosa en tus manos retoma
sensaciones dolorosas que siento

Mañana de trenes en movimiento
cargados de odio se desploma
un bello amanecer que asoma
de madrileños soñando un cuento
  
Sangre derramada en una bandera
de unas vidas que forman las estrellas
rebosan con sentimientos de pena

La razón moral que atacó la hiena
cubrió los corazones de huellas
de nuestro recuerdo no se apodera


lunes, 7 de marzo de 2016

IGNOMINIA


                                          
Mary Cassatt. - Mujer cosiendo en el jardín. 1880-82
www.aloj.us.es  





                                                                                   

Entre multitudes veo
y adivino escondidos
seres nimios y vencidos
que su más alto deseo
alternar cual balanceo
de un columpio herrumbroso
dañar  con sentido odioso
sentimientos sinceros
lanzando dardos certeros
arrastrandonos a un foso




viernes, 4 de marzo de 2016

PUES YA ESTÁ


                                          

Salvador Dalí. - "Serie D. Quijote". Pinterest                                        


                           


                                         
Salió de un pensamiento aún sin saber cómo, ni cuando ni porqué. Estaba asustado al no tener claro el motivo por el cuál, a alguien se le había ocurrido dejarlo salir sin unas directrices claras que le hiciesen desenvolverse o por lo menos hacer frente y conversación e incluso compartir experiencia con un  aprendizaje en cualquier otra reflexión, idea o razonamiento que se pudiera encontrar en su inicial camino emprendido.
No tardó mucho tiempo que pasase éste sin encaminarlo hacia donde se forjan y establecen todo tipo de historias, allí donde la quimera es la dueña de todos y cada uno de los sueños, así como también de las realidades, más o menos buenas, malas o escabrosas; sorprendiéndose gratamente por todo cuanto podía formar parte con un simple pensamiento.
Nada más observar las imnumerables situaciones que se recreaban en cualquier espacio y rincón de tan amplia dimensión, donde no podía abarcar todas y cada una de las representaciones y personajes, que aún sin formar parte de ningún espectáculo o imagen con o sin simbolos de ideas amontonadas entre multitud de observaciones que cada personaje quería hacer notar a quién quisiera escucharle.
Ante tan abrumadora presencia de elementos esenciales de cualquier concepto con o sin propósitos e intenciones varias, éste recién llegado se vió acongojado y minimizado a una expresión que le hizo muy dificil hacerse un hueco entre princesas encantadas, caballeros altivos y armados con espada y lanza, cubierto su rostro con yelmo de plata y armadura reluciente, sobre corceles engalanados y dispuestos a la lucha para  defender y formar parte de un relato; hombres comunes con familias llenas de hijos, intentando sobrevivir en algún cuento de los muchos que allí se podían introducir; mujeres bellas luciendo sus mejores galas por si aparecía una idea que las hiciese ser partícipes de una bonita relación amorosa. 
Claro que también se encontraban los monstruos creados para formar parte de ilusiones desgarradoras, atacando las sensibilidades de cualquier niño o adulto que por alguna causa arrastrara tras una terrible situación de cualquier tiempo que aflorara ahora para contar entre verbos y demás signos y estructuras lingüisticas con las que se hacen todo tipo de novelas.     
Aturdido y embelesado por tan excelente muestra de variables posibilidades donde poder formar parte de tan amplio abanico de escenas estructurales de pensamientos, la duda le introdujo en un mar de inquietudes por su acierto o error cuando decidiera ser partícipe de cualquiera de ellos, pues no sabía con que fin fue desarrollado, aunque tal vez al encontrarse en el mundo de la ilusión y de realidades posibles, cuantificó las variables con el libre albedrío, contentándose por tan excelente oportunidad.
Rondó por diferentes episodios donde la representación culminaba el explendor de cada acto que con más o menos brillantez, los actores sentían como la interpretación magistral que les llevara a los anales de los cuentos dentro de los libros incunables, aquellos en los cuales la supervivencia les haría inmortales.
Así andaba él, entre grandes ilusiones de verse representando algúna reflexión que le llevara hacia la inmortalidad de las letra.
Formaría parte como protagonista o de actor de reparto, e incluso se conformaba siendo un simple figurante con una o dos frases, que le hicieran perdurar más allá de los tiempos en un montón de hojas encuadernadas para gloria del autor que fue capaz de desarrollar tamaña obra con los personajes que la hicieron posible.
Así andaba, perplejo y dubitativo dando por buena cualquier representación de todas cuantas sus sentidos eran capaces de absorver, cuando en uno de éstos acercamientos o desplazamientos para la observación de los diferentes actos que se mostraban, cuando se percató de unas aberturas en el espacio donde todos cumplían los caprichos de sus autores y, por donde entraban de vez en cuando personajes en grupo, solos o acompañados en menor número de actores.
Éstos pasillos en número como opciones de lectura existen, estaban todos coloreados y en la profundidad de sus pasillos estaban representados todos aquellos que enaltecían las obras que de sus interpretaciones eran dignas de resaltar en cada género literario que el pasadizo ensalzaba.
Una vez visto ésta característica del lugar donde se encontraba y ante la indecision en la que estaba sumido, optó por encaminarse hacia la entrada de uno de aquellos túneles, por uno que precisamente en ese momento no había nadie.
Tras recorrer la longitud que le llevó hasta el final, donde había una puerta con un letrero que decía que si su convicción era plena y creía haber llegado hasta allí con un fin, diese tres golpes y la puerta se abriría.
Así lo hizo nuestro protagonista del pensamiento sin idea ni motivo y fue entrar en la nueva estancia y comprobar la diferencia con lo vivido anteriormente. Allí en un ambiente calmado y relajado, se conversaba, se discrepaba o se hacia crítica sobre la obra representada anteriormente y de la que sus actores mencionaban con más o menos énfasis según su actuación. Nuestro guía de acercó a un elegante señor que tras el humo expirado del tabaco de una pipa, se afinaba las puntas del bigote, y mostrando interés hacia el sujeto que se le acercaba, le miró fijamente y le preguntó sin darle tiempo a hablar a nuestro protagonista: - Bienvenido caballero, cuál es su duda?.
A lo que le respondió nuestro actor: - En este lugar puedo hacer algún papel de representación?
- Viene usted con un fin?
- Desde luego, no tenga usted la más mínima duda.
- Enhorabuena caballero, acaba usted de representar un relato corto, en cuya sala acaba todo aquél que finaliza su recorrido en ésta estancia.

miércoles, 2 de marzo de 2016

CON Y SIN ALEFA


                                     

Edgar Degás. - "Ensayo" 1879. floresypalabras. blogspot.com.es


                                   

                                  




 De la aspiración que recoge
 sinuosa se planta la muy basta
 palabra con apariencia de casta
 entre estrofas y versos encoge

 Se quiere hacer notar y escoge
 cualquier compañera que gasta
 sin sentido con diéresis aplasta
 signos varios con lástima acogen

 En cualquier terceto esconde
 las formas y apariencia disimula
 del estercolero sale cuán conde

 Vestida se engalana y acumula
 uniones y rimas que corresponde
 una mierda con engaños pulula